sábado, 9 de agosto de 2008

Guibá’ xti min
(ba’du’dxaapa huiini bitoo guirá xhixhé lú)

Ni guicaa ta Juan míchi

Dxi gule’
gucheza’ lari xti’ nacanda ne xti’ jñaa,
ti ludoo baduxcuidi
bigadxe ca’ guriá yoo
ne nisa xquixhi ca’,
zacá guládxicabe guirá bisi.
Bisigade’ guendanayeche ca binni lidxe’
ne laacabe gula’ quicabe gui’chi’ China layú ra guta’ cani gude’
bizeechucabe zacá ladxiduá’
ni bisiga’de’ laacabe de dxi gate’.
Binise’ ne nisandaaya’ xti’ nisaxquixhi’
ngue runi ribana’,
ribana’ guzuhuaa lú gubidxa
guziga’de’ dxiña huiini’ ndaani’ ti lade le’
dxa’ beñe ne dxa’ nguiuu rinaaze’ benda,
ribana’ xha dxummi ra bidxá cani bituaa
xha badudxaapa’ huiini’ rutoo
rui’ diidxa’ ne natuucha’ guicha íque.
Ribana’ ca ni bizide’ xieeñee’
xa’na’ bandá xti’ ti yaga tama ruí’ diidxa’.
Gupa ti rigola, ni bisiidi’ naa gunda’ lu gui’chi’ na mixtu guie lú ne dxi bio’xho’ bigácabe batañee. Ca dxi ca ma zeeca’.

Cielo Min
(niña comerciante)
 
A mi maestro Juan míchi

Nací rompiendo las telas del alba
y la seda de mi madre.
Una hilera de niños
mojaron las paredes con su orín
ahuyentando las malos espíritus.
Regalé alegría a los de mi casa
y ellos la llenaron de papel de China
envolviendo para siempre mi amor al tiempo.
Sin embargo extraño pararme en el sol,
regalar dulces en un callejón lleno de pescadores y lodo
extraño el canasto de mis múltiples oficios
a la niña habladora y despeinada
extraño las cosas que aprendí descalza
bajo un tamarindo que contaba historias.
Tuve un maestro con ojos de gato y sin piernas
Me enseño a caminar en el papel.
Esos días se han ido.

No hay comentarios: